Hay una cita muy, muy conocida en fotografía que dice así:

“Si tus fotos no son suficientemente buenas es que no estabas lo suficientemente cerca”

Es una frase atribuida a Robert Cappa, el celebérrimo fotógrafo de guerra.

Salvando las enormes distancias, hoy os vengo a hablar de cómo a veces, en fotografía de deportes, o de acción, te la tienes que jugar, y te tienes que arrimar.

Acróbata de Rueda Cyr

A veces tienes que confiar y arrimarte todo lo posible a la acción. Como decía Robert Cappa.

Hace un par de años tuvimos el encargo de realizar una sesión de fotos de una disciplina más bien poco habitual. Por nuestro trabajo con Dinamic conocimos a Álvaro Chiner, uno de los acróbatas del grupo, que trabaja con una rueda Cyr  una gigantesca rueda metálica con la que el artista hace piruetas y acrobacias sin para de girar.

El planteamiento para esta sesión fue el de hacer dos tipos de fotos, por un lado unas fotos más “ambientales”, con encuadres más abiertos en los que se incluyera el entorno:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Encuadre más lejano, más ambiental.

Y por otro lado unas fotos mas de acción, más centradas en lo espectacular de la rueda.

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Ejemplo de encuadre cerrado. Donde la acción manda.

Por lo general la rueda Cyr se suele practicar en entornos circenses, por lo que sacarlo de su entorno natural era una idea, en principio, atractiva. Además en Perfect Pixel somos especialistas en fotografía en localización, en sacar las sesiones fuera de un estudio.

Como siempre, lo primero es hacer el trabajo previo a la sesión:

-Familiarizarse con la disciplina, que ya conocíamos de cuando realizamos los reportajes con Dinamic.

-Buscar la localización, el lugar donde haríamos las fotos: Finalmente nos decidimos por el Parque Juan Carlos I en Madrid, porque nos daba al menos 4 o 5 localizaciones distintas y cercanas entre si, fácil aparcamiento (Álvaro venia desde Valencia) y variedad de entornos.

Parque Juan Carlos I, Localizaciones, Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

En una visita anterior al día de la sesión, se fijaron los distintos posibles lugares (“localizaciones”) donde se harían las fotos.

-Pedir los permisos para poder hacer fotos en ese lugar: Eso es algo relativamente sencillo, se hace a través del Ayuntamiento de Madrid, es gratuito, y, salvo que lo que vayas a hacer sea muy complicado,  es solo una comunicación. En este enlace de la web del Ayuntamiento de Madrid se explica todo.  Pedir este tipo de permisos es farragoso, lleva tiempo y da pereza, pero la verdad es que es imprescindible. Lo último que quieres, seas profesional, o hagas fotos por gusto, es que te vengan a echar de una localización y te quedes sin plan. En este caso en concreto la seguridad privada del parque nos pidieron el permiso, así que menos mal que lo teníamos.

 

Pero centrémonos en la foto que abre esta entrada del blog, y de cómo, cuándo y porqué arrimarse.

Como explique al principio, la rueda Cyr no para de dar vueltas, parecido a cuando una moneda gira sobre una mesa, por lo que, a diferencia de otras disciplinas, donde puedes predecir exactamente cuándo disparar la foto, aquí había que dejarse un margen amplio, tanto espacial como temporal. Todo esto lo hablé con Álvaro, la idea era que realizara los “trucos”, siempre que fuera posible, claro, lo más cerquita posible de mi.

Además, y para complicar aún más las cosas, y dado que era casi medio día, y el sol estaba potente y en todo lo alto, el uso del flash era imprescindible. Eso implicaba varias cosas, por un lado no se podía “ametrallar”, es decir, no podía disparar en secuencia rápida, ya que los flashes no reciclan tan rápido, y esta obligado a ir foto a foto. Y por otro, el espacio donde podía hacer la foto estaba bastante limitado, ya que los ajustes de la cámara y de los flashes estaban medidos para una parcela de espacio bastante contenida.

Así lo primero fue hacer mediciones de luz con los flashes a plena potencia. Utilicé un soporte para varios flashes de la marca Phottix que me permite montar hasta 5, y así puedo contrarrestar al sol. Los flashes se colocaron en el suelo, picados hacia arriba, puesto que yo estaría tumbado en el suelo, y Álvaro estaría inclinado… ¡o al menos esa era la idea!

Prueba de luz, Flashes, Strobist,Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Medición de luz con los flashes montados en el suelo, abajo a la derecha.

Phottix Flash Bar, Barra de flashes, strobist

La barra de flashes de cerca, con la bolsa del trípode haciendo de calzador.

Como siempre, los flashes (dos 430 ExII y dos 580 ExII) se dispararon usando TT1 y TT5 de Pocket Wizard.

Una vez hechos los ajustes, los dejé en: 1/1250 de segundo, a F8, ISO 200. Quizá podía haber bajado un poco la velocidad, pero no quería arriesgarme a perder nitidez. La lente a dar sería mi querido 17-40mm F4 de Canon, en su focal más abierta.

A partir de ahi.. ¡a jugar! Al principio es bueno ir con calma, dejando que la confianza mutua se vaya creando, y que Álvaro de habitúe al suelo sobre el que se mueve, así que esas primeras veces todo sucedió a una cierta distancia:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Primeras pruebas, midiendo distancias…

Al ver una de las fotos, nos dimos cuenta rápidamente de que la clave estaba en arrimarse, así que ¡fuera miedos!

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Primera foto que nos gustaba, y la que nos dio la clave. ¡Cuanto más cerquita mejor!

Evidentemente cuanto más cerca, mayor es la posibilidad de error, y así fue, algunas veces fallé yo, que no disparé en el momento ideal, o no encuadré bien:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Ejemplo de descartes por mal encuadre.

Y en otras él no logró que el truco coincidiese en el lugar y momento perfecto:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Ejemplo de descartes por mal momento o posicionamiento.

Realmente es un juego de probar y probar, de no perder la calma, y de tener la seguridad casi absoluta de que me puedo fiar del buen hacer de Álvaro, que va a pasar MUYYYY cerquita, y no va pasar nada. Creedme, con un 17mm montado, y pasando a menos de 15 centímetros la cosa se pone interesante…

A medida que ganábamos confianza Álvaro se atrevió a arrimarse a mi más y más, lo que provocó que los errores se multiplicaran:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Cuanto más se arrimaba, más descartes tenía…

Pero evidentemente, cuando lográbamos que todo cuadrara, el momento del disparo, el lugar en el que Álvaro estaba, y el truco, pues teníamos las fotos potentes que andábamos buscando.

¡Hasta que por fin, logramos la foto!

Este proceso lo repetimos luego en otra zona del parque y también logramos algunas fotos con bastante fuerza:

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Rueda Cyr, Acrobacia, Circo

Algunos ejemplos más de la misma técnica

Esperamos que os haya resultado interesante, y como siempre, si crees que lo vale compártelo en tus redes por favor, que eso nos ayuda un montón.

By |2018-05-14T08:27:20+01:00mayo 10th, 2017|Cómo se hizo, Fotografía Deportiva, Fotografía Profesional|Comentarios desactivados en Cómo se hizo esta foto: Cuando te tienes que olvidar del peligro, arrimarte y hacer la foto